Nuestros estudiantes por Europa con Erasmus +

Nuestros estudiantes por Europa con Erasmus +

Hoy os tenemos que contar que otros cuatro alumnos de nuestro centro han hecho las maletas para continuar su formación en un país europeo gracias al programa Erasmus +.

En esta ocasión el destino es Florencia (Italia), donde los alumnos del ciclo formativo de grado medio de Aceite de Oliva y vinos: Javier Jurado, José María Espejo, Paco Vargas y José Ángel Fernández; junto a su profesora Aurelia Martínez; van a permanecer un tiempo para realizar su estancia formativa de prácticas en bodegas de esta ciudad.

En la ciudad italiana podrán poner en práctica lo aprendido en nuestro centro, durante los próximos tres meses.

Desde aquí les damos la enhorabuena por esta oportunidad, deseándoles que la aprovechen al máximo y que este tiempo les sirva para seguir aprendiendo y también para conocer esta preciosa ciudad.

Trabajos en la línea 5 en Bodegas Alvear

Trabajos en la línea 5 en Bodegas Alvear

Bodegas Alvear es otra de las bodegas que colaboran en nuestro proyecto, en su caso trabajando en la elaboración de vinos procedentes de uvas cultivadas a distintas alturas. Aquí tenemos las fotos del trabajo realizado en esta línea.

Trabajos en la línea 2 en Bodegas El Monte

Trabajos en la línea 2 en Bodegas El Monte

Los alumnos y profesores del departamento de Alimentaria siguen trabajando en las diferentes líneas de trabajo. Aquí podemos ver algunas fotos que nos mandan del trabajo en campo y bodega de la Línea 2 de trabajo, en la que se espera conseguir vino de viticultor con diferentes variedades de uva.

Trabajos de la línea 3 en Bodegas Doblas

Trabajos de la línea 3 en Bodegas Doblas

Otro de los proyectos en los que trabaja Montilla-Moriles, el resurgir, es en constatar las diferencias que podemos obtener al hacer un vino dependiendo de tipo de cultivo. Así se está estudiando la elaboración de vino de uva procedente de cepas cultivadas en vaso y también de uva procedente de espaldera. Aquí algunas fotografías de los trabajos realizados hasta ahora.

Concluyen los trabajos de vendimia para la elaboración de los vinos del proyecto de investigación Montilla-Moriles, el resurgir

Concluyen los trabajos de vendimia para la elaboración de los vinos del proyecto de investigación Montilla-Moriles, el resurgir

Tras los meses estivales en los que la uva ha alcanzado su punto exacto de maduración, el proyecto Montilla-Moriles, el resurgir está concluyendo estos día la recolección con los trabajos realizados hoy en Bodegas Alvear y Bodegas Doblas, que se une a la realizada en días previos en Bodegas Robles, Bodegas del Pino y Bodegas El Monte.

El proyecto Montilla-Moriles, el resurgir, se enmarca dentro de Dualiza, actividad que pone en marcha Bankia, con el apoyo de Fpempresas, para mejorar la educación de los alumnos de formación profesional.

En concreto los trabajos realizados hoy en Bodegas Alvear permitirán producir un vino natural, sin ningún tipo de añadido químico, como explicaban Eva Sequeira y Angie Quesada, dos alumnas del ciclo Superior de Enología del IES Emilio Canalejo Olmeda, centro que acoge el desarrollo de este proyecto. En los trabajos de recolección realizados hoy han estado también presentes el coordinador del proyecto, Juan José Gallego, como la directora del Departamento de Alimentaria Gertrudis Pérez, además de los alumnos que participan en cada una de las líneas de investigación.

Según explicaban las alumnas el trabajo realizado durante los meses de verano ha sido de control de las parcelas y de análisis de los parámetros para conseguir que un vino de calidad sin la presencia de añadidos. Para la realización de este proyecto se ha trabajado en una parcela propiedad de Bodegas Alvear, situada en una de las zonas de calidad superior del marco Montilla Moriles, utilizando la variedad Pedro Ximénez, y cepas criadas bajo el sistema tradicional de vaso.

Junto con los trabajos realizados en Bodegas Alvear, hoy se ha realizado también la vendimia en Bodegas Doblas, también en otra zona de calidad superior, donde se ha procedido a la recolección de uva criada tanto en cepas en vaso como en espaldera, con el objetivo de realizar entre ambos tipos de vinos una comparación enológica y sensorial.

El resto de líneas de investigación que se están realizando dentro de Montilla-Moriles, el resurgir son la elaboración de un vino blanco con uva verdejo y un vinagre con base de vino fino, en el que participa Bodegas Robles; la elaboración de un vino criado en lías finas con la variedad Sauvignon Blanc que cuenta con la colaboración de Bodegas del Pino mientras que la quinta línea de investigación se desarrolla con Bodegas El Monte donde se está trabajando en un vino de viticultor mezclando diferentes variedades.

El proyecto Montilla-Moriles, el resurgir cuenta además con la participación del Grupo Piedra, que aporta la asesoría en marketing, de la Universidad de Córdoba y del Consejo Regulador de la DOP Montilla-Moriles.

En el inicio de la vendimia han estado alumnos, profesores y el director de la oficina de Bankia de Montilla, Pedro Serrano, quien se ha mostrado orgulloso de que la entidad bancaria pueda particiar en este tipo de proyectos a través de Dualiza “que cumple un doble objetivo, ya que por un lado favorece el aprendizaje de los alumnos implicándolos en el mundo laboral y que también permite a las empresas utilizar la base formativa de los alumnos para poner en marcha nuevos proyectos”.

Comienzo del muestreo y seguimiento de la uva

Comienzo del muestreo y seguimiento de la uva

Por Javier Quijada López.

Esta mañana sobre las 9:30 h hemos estado en la Finca (La Teja) perteneciente al paraje “El Monte” en los viñedos donde se encuentran las cepas en sistema de conducción en vaso , de donde obtendremos la materia prima para la elaboración de uno de los vinos objeto de la línea de investigación del proyecto Dualiza en colaboración con Bodegas Doblas, y más tarde estuvimos también en la finca (El Montesillo), donde se encuentran las cepas en espaldera de la que obtendremos las uvas que darán lugar a otro vino, con el fin de comparar resultados en los análisis de los caldos que se obtengan de las uvas procedentes de cepas con uno u otro sistema de conducción.

El fin que nos ha traído hoy a dichos viñedos, no ha sido otro sino el comienzo del muestreo y seguimiento de la uva.

La toma de muestras, ha sido llevada a cabo por Juan José Gallego, profesor de Alimentaria en IES Emilio Canalejo Olmeda, Javier Quijada López, estudiante de 2º de CFGS de Vitivinicultura, y Ricardo Osuna Gutiérrez, estudiante de Doble Grado de Alimentaria y Enología, acompañados de D. Antonio Doblas Martos, Gerente y propietario de Bodegas Doblas, y dueño de los viñedos en cuestión.

El muestreo en la finca (La Teja), se ha llevado a cabo de las uvas procedentes de las cepas plantadas en la parcela que seleccionamos el pasado día 21 de junio, tomando bayas de las cepas en zigzag a lo largo de dos o tres calles en la parte alta, media y baja de la parcela para que la muestra sea lo más representativa posible.

También en la finca (El Montesillo), hemos cogido bayas a lo largo de hileras de distintas cepas seleccionadas en zigzag, pero en este caso, solamente de la parte alta y de la parte baja de la parcela.

Finca La Teja

Imágenes en Finca (La Teja)

Ya en el laboratorio, con ayuda de un refractómetro, hayamos los distintos grados Bé de los mostos representativos de las distintas zonas de los viñedos, determinando así, la concentración de azúcares que presenta cada uno de los diferentes puntos de las plantaciones.

En el caso de la finca (La Teja), la cantidad de azucares expresada en grados Bé en las distintas zonas con una temperatura del mosto de 26,9ºC, indica que en la zona baja y media de la parcela, la concentración es similar, presentando una cantidad menor en la zona alta de la misma, posiblemente debido a la ubicación y orientación, que en su caso, dispondría de una menor insolación.

Por otra parte, en la finca (El Montesillo), con una temperatura del mosto representativo de 25,2ºC, la mayor concentración la encontramos en las uvas procedentes de las cepas de la zona alta del terreno seleccionado, al encontrarse estas más expuestas al sol que las de la parte inferior.

Con el resultado expresado en el refractómetro, deducimos que la uva se encuentra casi en el estado óptimo de maduración para vendimiar y elaborar los vinos deseados que buscamos en este proyecto, aunque aún tiene que aumentar esta graduación, ya que para la obtención del vino deseado, debe haber una cantidad de azúcares suficiente para que mediante su metabolización por parte de unos microorganismo llamados “levaduras” , se realice la fermentación del mosto “vinificación”, obteniendo asi el volumen alcohólico requerido en el producto final.

Imagen en Finca (La Teja) y laboratorio de Bodegas Doblas

Los resultados han sido registrados y así procederemos en adelante hasta alcanzar los grados Bé requeridos, determinando así el momento exacto de la vendimia.

El próximo día 6 de septiembre, volveremos a muestrear y comprobar la evolución de la maduración de la vendimia.

En la elaboración de dichos vinos, se realizarán los registros de todos los procesos llevados a cabo, con el fin de disponer de una adecuada trazabilidad del producto terminado.